Club de lectura C.P Miraflores (Zaragoza)

El 22 de abril tuve la suerte de que me invitaran al club de lectura infantil del colegio Miraflores en Zaragoza. La verdad es que para mí fue un reto pues nunca me habían invitado a un club de lectura pero fue una experiencia maravillosa.

Poco a poco los niños y niñas fueron llegando llevando en sus manos el cuento de “Un dragón con suerte” que ya se había leído anteriormente y yo me sentí especialmente nerviosa pues no sabía si les había gustado y si iban a ser muy críticos conmigo. En ese momento vieron el dragoncito de peluche que siempre llevo y se hizo la magia; sus caras y sus reacciones eran de felicidad e ilusión, el dragón de la suerte nos acompañaba.

Después de presentarme y de conversar un poco con ellos, llegó el momento de contarles el cuento, aunque alguno se lo sabía mejor que yo. Esta vez y por primera vez tuve la suerte de que me acompañara Vicky, una mamá de una alumna del club de lectura que es inglesa y que se ofreció a traducir al inglés el cuento del dragón mientras yo lo contaba, que no leerlo, que hubiera sido lo fácil, porque traducirme a mí en directo con lo que hablo es más que difícil… pero lo hizo genial y a mí me encanto escuchar el cuento en inglés, suena muy bonito la verdad. ¡Muchas gracias Vicky por tu colaboración y paciencia!

Después del cuento, reflexionamos con las preguntas que aparecen al final del libro, y me encantó conocer sus inquietudes, sus pensamientos y su forma de pensar, y sobre todo ver la bondad en ellos y como todavía hay esperanza para hacer un mundo mejor. Desde luego, ellos tienen material más que de sobra para que la bondad y la generosidad abunde en un mundo tan egoísta y malvado como el que nos ha tocado vivir, y no me extraña, pues leer nos hace libres y mejores personas, de eso no tengo ninguna duda, y viendo lo que vi el otro día, cada vez estoy más convencida de ello.

Para finalizar, decidimos crear nuestras propias historias y tirar de creatividad, que también abundaba a raudales por la sala. Para ello, les propuse crear una leyenda pero con una peculiaridad, yo les daría el ¿Quién? ¿Cuándo? Y ¿Dónde? y con esas palabras tenían que crear una historia. No nos dio tiempo de terminarlas y compartirlas, aunque me hubiera encantado, pero estoy segura que salieron grandes historias y muy divertidas.

Y así, sin darme cuenta, terminó la visita y me fui con una felicidad enorme por compartir con ellos un momento maravilloso, por compartir conmigo su opinión y sus inquietudes y porque se portaron de maravilla y colaboraron muchísimo. Gracias de corazón a todos los que formáis el club de lectura, seguir leyendo e imaginando y creando un mundo mejor. Gracias a las profes y a las mamás que fomentan este amor por la lectura, por la libertad y la creatividad de cada uno, y gracias por la cajita de alimentos ecológicos de comercio justo, que además de estar todo riquísimo dice mucho de vosotras y de vuestro buen hacer como personas. Y especialmente gracias a Eva por confiar en mí y abrirme las puertas del club de lectura, me encanto verte y compartir contigo ese ratito, aunque todavía nos quedan muchos más cuentos que compartir.

El dragón de la suerte reparte riqueza y felicidad allá donde pasa, pero vosotros también. Gracias por tanto “dragoncitos”. Nos vemos pronto si queréis.

SI TE HA GUSTADO, COMPARTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.